Cuando la política pública llega al productor

En Uruguay primero se hizo una definición de lo que se entendía por productor familiar, luego se estableció un registro y luego se diseñaron convocatorias públicas a la presentación de planes.

Asesoramiento técnico, emprendimientos asociativos y capacitación son resultados tangibles para el productor familiar en Uruguay.

Los productores familiares son una prioridad para el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y eso se refleja en la cantidad y diversidad de convocatorias públicas que se han desarrollado en los últimos años. Planes dirigidos a lo productivo, a lo social, a lo asociativo, a lo organizacional, entre otros  se han llevado adelante, pero, ¿cómo lo visualiza el productor en acciones concretas?.

Conversamos con el Dr. José Ignacio Olascoaga,  Director de La Dirección General de Agricultura Familiar del MGAP y Coordinador Nacional Titular de la Sección Nacional de la Red de Agricultura Familiar del MERCOSUR (REAF) en la Pre Conferencia “Comparación de experiencias internacionales orientadas a la agricultura familiar para el desarrollo sustentable organizado por PROCISUR y el IIFF” llevada a cabo el domingo 28 de octubre.

Él nos explicó tres ejemplos concretos:

1)      “Antes de Programa Ganadero, cerca del 80% de los productores no habían tenido un técnico que asesorara al productor en su propio predio”. Diagnóstico conjunto técnico-productor y seguimiento han permitido que los productores conocieran prácticas generales para mejorar el manejo pero también asesoramiento específico a su predio.

2)      “Se han fomentado la búsqueda de soluciones o emprendimientos asociativos. Muchos productores que antes nunca habían formado parte de un grupo, nunca se habían integrado a una cooperativa o a una Sociedad de Fomento, nunca habían tenido una maquina en común, nunca habían accedido a un campo de trabajo  en común y lo han hecho… y los testimonios dicen que realmente les cambió la vida”.

3)      En un sector agropecuario que avanza vertiginosamente la capacitación permanente es indispensable. Sin embargo, para los productores más pequeños no había tantas oportunidades. Es por ello que “se ha hecho un trabajo muy intenso en actividades de capacitación con la cooperación del Instituto Plan Agropecuario y de la Facultad de la República donde se han abordado los aspectos tecnológicos productivos, de organización de los grupos, trabajo comunitario, planificación territorial, entre otros” porque cada propuesta tenía que contener un componente de capacitación.

Blogpost por Alejandra Bentancur, una de los periodistas sociales del GCARD2.


Leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s